Las 4 claves para innovar, aprendiendo de Alexander Graham Bell

Home / Noticias / Las 4 claves para innovar, aprendiendo de Alexander Graham Bell

Las 4 claves para innovar, aprendiendo de Alexander Graham Bell

No estamos hablando de una empresa glamurosa como google o Apple, hablamos de la monolítica empresa, que estaba comprometida con resolver el problema de conectar líneas fijas, este tipo de empresa que fue en algún momento el primer plano de la innovación americana y el secreto del éxito es aplicable al día de hoy. La oficina de Bell, fue quien inició como el investigador clave de Alexander Graham Bell`s AT&T hasta que se separó en una unidad independiente, fue sin lugar a dudas la más innovadora compañía americana, en la mitad del siglo 20, el creador de la tecnología que continuó dándole forma a nuestras vidas actuales, el historiador de negocios, Jon Gertner se refiere a la oficina de Bell de la siguiente forma “he aquí el futuro que hoy llamamos presente, aquí fue concebida y diseñada” y no estaba exagerando. Los resultados hablan por sí solos, en un lapso de pocas décadas, la investigación de Bell, primero en New York y luego en los suburbios de New Jersey, resultaron en la invención del fax, el marcado digital, tecnología celular, células de batería solar, comparte el crédito por la invención del láser. Se logró la primera llamada a larga distancia, se envió la primera transmisión de televisión de larga distancia, y se logró sincronizar los sonidos con las imágenes en películas, durante la segunda guerra mundial mejoraron el radar, el sonar y la bazuca. Se creó una línea secundaria que permitió que Franklin Roosvelt hablara con Winston Churchill y como si eso no fuera poco en 1947, la investigadores de Bell, John Bardeen, William Shockley y Walter Brattain crearon los transistores, la base de la electrónica moderna, este trío ganará un premio nobel. Pero Bell fue un científico que no gano un nobel, pero que sin embargo fue sin lugar a dudas el más influyente de todos, Claude Shannon empleado de Bell en 1948, inventó el bit y fue pionero en la teoría de la información, el arquitecto intelectual de la era digital. Nosotros queríamos aprender todo lo relacionado con el ambiente que alimenta la creatividad, se realizó una búsqueda en los archivos, hablamos con historiadores que han estudiado la oficina de Bell, y entrevistamos a muchos ex colegas de Shannon e inició una interesante exploración al talento del mismo. Pero a medida que aprendimos sobre las oficinas descubrimos que algunas organizaciones permiten que florezca el talento, algunas condiciones de la oficina de Bell, no serían posibles de replicar, contar con un presupuesto que permitiera invertir de forma lujosa en talento, permitido por el monopolio telefónico, pero más allá de contar con el presupuesto, el secreto está en la cultura organizacional de la empresa, cualidades culturales que pueden ser replicables no importa el tiempo o el lugar. He aquí las cuatro lecciones para el éxito la oficina de Bell 1) Deja espacio para los desajustes En lugar de permitir que su organigrama determinara sus procesos de contratación, Bell priorizaba contratar talento aunque no supiera de forma inmediata en qué lugar de la organización encajaría. Esto era especialmente cierto en el grupo de matemáticos bajo el liderazgo de Thornton C. Fry. As Fry, en lugar de desechar aquellos que no se adaptaban de forma inmediata, la oficina encontraba valor en ellos para trabajar como consultores, bajo el liderazgo de Fry los matemáticos eran libres de elegir sus propios clientes internos, trabajando con los ingenieros, físicos y químicos de la forma en que les pareciera conveniente. Esto le dio al grupo un amplio mandato, flexible incluso dentro de la famosa cultura floja de la oficina de Bell Como dijo un investigador de esa época: “nuestro trabajo es meter las narices en el negocio de todos” No había nada en lo que no trabajáramos que no nos interesara, Shannon realizó su trabajo más innovador base como parte del equipo de matemáticos, él decía “era el tipo de libre albedrío no tan orientado a proyectos, como era orientado en las personas tratando de hacer investigaciones individuales tan rápido como fuera posible, disfrutaba más el trabajo cuando trabajaba en mis propios proyectos. Ese tipo de libertad, pagó atractivos dividendos, pocas organizaciones fuera de las universidades estaban contratando a los mejores matemáticos, aprovechando un talento que pocos tenían en el sector privado. 2) Tener una política de puertas abiertas, pero recuerda la puerta La oficina de Bell consiguió alcanzar ese equilibrio precario entre el espacio de trabajo de planta abierta, tan ruidoso-no puedo pensar, y el mundo jerárquico de los departamentos herméticamente sellados y las puertas permanentemente cerradas. Por un lado, fomentaron una sólida cultura de colaboración. La habilidad del grupo de matemáticas para trabajar como consultores internos móviles es testimonio de eso, pero también lo es la experiencia de Barney Oliver, uno de los mejores amigos de Shannon en las oficinas, cuyos logros incluyen más de cincuenta patentes, incluyendo una para " . "Durante su tiempo en los laboratorios, que se superpuso con Shannon, recordó pensando," Gee, usted sabe, aquí estoy, tengo el conocimiento del mundo en la ingeniería eléctrica a mi beck y llamada. Todo lo que tengo que hacer es coger el teléfono o ir a ver a alguien y puedo obtener la respuesta. " Esta cultura de colaboración fue fortalecida en la medida en que hacían espacio para juegos y diversión, una anticipación a Silicon Valley juegos de futbolito, juegos de ajedrez eran frecuentes en la cafetería. Al mismo tiempo, había poca obligación sobre esta cultura. Algunas de las personas más creativas son introvertidas, y las oficinas eran un espacio introvertido. Shannon informó que se enfrentaba a un pequeño estigma por mantener habitualmente la puerta de su oficina cerrada (cuando no estaba en monociclo). Y la paciencia de sus colegas con él valió la pena: detrás de esa puerta, resultó que estaba escribiendo "Una teoría matemática de la comunicación", el documento histórico que explica cómo la codificación digital podría permitir la transmisión de información perfectamente precisa. La diversión sin instituir una "diversión obligatoria" y respetuosa del papel que el silencio tiene que desempeñar en el logro intelectual -el balance de estas oficinas parece ser uno digno de ser alcanzado. 3) No tengas miedo de compartir Como muchos resultados del laboratorio, el trabajo de Shannon sobre la teoría de la información era básicamente una investigación de esas que son intelectualmente esenciales pero que no tenía una inmediata aplicación comercial, en lugar de acaparar este descubrimiento, lo hacían inmediatamente público, dándole el honor de ser colocado en el periódico del sistema técnico de Bell, esta investigación genero sus frutos económicos mucho después de publicado, pero hubiera demorado más si no se hubiera compartido. Las empresas hoy, tienen newsletters y blogs, pero la publicación de bell era un periódico académico, por la mayor parte del siglo 20, compartiendo los resultados de sus investigaciones, con el mundo era una muestra de confianza para la empresa, pero también una decisión práctica, que se transformó un campo inventado detrás de una de sus puertas de oficina en una disciplina floreciente, completándolo con departamentos académicos, conferencias dedicadas, publicaciones, y cientos de publicaciones e investigaciones siguiendo los pasos de la oficina. 4) Cada vez que sea posible, mira a largo plazo ¿Por qué importaría a la oficina de Bell que lo que los investigadores harían décadas después? Porque pensar a largo plazo era parte de su ADN organizacional. Un empleado de Bell de una época posterior lo resumió de esta manera: "Cuando llegué por primera vez había la filosofía: mira, lo que estás haciendo puede no ser importante durante diez o veinte años, pero está bien, estaremos ahí entonces. " El liderazgo en las oficinas no solo dio tareas a los empleados incrementando y mejorando el sistema teléfono. El mandato era mucho más amplio: investigar cómo "las cuestiones fundamentales de la física o la química podrían algún día afectar a las comunicaciones". Quizá algún día - los investigadores de Bell fueron alentados a pensar en décadas, imaginar cómo la tecnología podría alterar radicalmente el carácter de la vida cotidiana. Era el espíritu "podría algún día" lo que le dio a Bardeen, Shockley y Brattain el tiempo y el espacio para desarrollar el transistor, que le dio a Shannon la libertad de pasar años trabajando en los rompecabezas de la teoría de la información, Para invertir en proyectos aún más tangencialmente relacionados con los teléfonos. Cuando otro científico interno, Clinton "Davy" Davisson, ganó el Premio Nobel por demostrar que los electrones se movían en un patrón de ondas, conocimiento que recogió al aplastar un pedazo de níquel cristalino con electrones, no quedó claro de inmediato cómo sus descubrimientos Mejorar, digamos, la calidad del sonido en las llamadas de larga distancia. Pero las oficinas de Bell, querían ser el tipo de compañía lo suficientemente prestigiosa como para contratar y mantener un "Davy" en la nómina o, idealmente, para varios de ellos. No somos los primeros escritores en lamentar las formas en que el corto plazo corporativo nos cuesta a todos, privándonos de innovaciones transformadoras cuyos beneficios podrían no ser evidentes en el próximo trimestre. Pero basta con decir que si las oficinas de Bell hubieran sido el rehén de ese mismo corto plazo, podríamos no estar escribiendo este artículo en computadoras portátiles, y es posible que no lo esté leyendo en Internet. La lección más duradera de la edad de oro de las oficinas de Bell, entonces, es el poder de tomar la visión de largo plazo, algo que se extendió desde las prácticas de contratación de los laboratorios a las variedades de investigación que financió. Sin duda, las oficinas de Bell fueron capaces de adoptar esa visión a largo plazo, en gran parte, porque se benefició de un monopolio respaldado por el gobierno. Pero si la historia de los laboratorios no tiene mucho que decirnos acerca de llegar a la abundancia, tiene mucho que decirnos acerca de la gestión de la abundancia-acerca de poner los recursos para un uso de largo alcance y transformador. No todas las empresas pueden ser las oficinas de Bell, pero todos nos beneficiamos cuando las compañías más afortunadas de una economía actúan como las oficinas de Bell. Autor: Jimmy Soni https://www.linkedin.com/pulse/what-old-fashioned-phone-company-can-teach-tech-industry-jimmy-soni
Recommended Posts

Leave a Comment

Invertir en Chile, visa de inversionista, requisitos para la visa inversionistaEmprendedores_Extranjeros